28-10-2014 Grupo Mémora ofrecerá funerales en "streaming" y enviará cenizas a la estratosfera

  • Una cámara grabará el momento en el que las cenizas caen en la estratosfera para entregarselo después a sus familias

Grupo Mémora ofrecerá retransmisiones en directo vía "streaming" del funeral del difunto para que se pueda seguir la ceremonia desde cualquier punto del mundo y, a partir del 1 de enero de 2015 se podrán enviar las cenizas de un fallecido a la estratosfera, a donde llegarán en un globo que se desintegrará liberándolas en la atmósfera.

Así lo han explicado en rueda de prensa simultánea celebrada este lunes en Barcelona y Madrid para presentar balance del sector y algunas novedades, el consejero delegado de Grupo Mémora, Juan Jesús Domingo, y el director general de Servicios Funerarios de Barcelona, Joan Berenguer.

La iniciativa se enmarca en el interés del grupo por incorporar las nuevas tecnologías a los servicios funerarios en sector tradicional como éste con el fin de ofrecer "servicios de personalización y recuerdo innovadores, por lo que también proporcionarán a las familias la grabación de la ceremonia en alta definición".

El vicepresidente de Grupo Mémora, Eduardo Vidal, ha explicado que la iniciativa está desarrollándose en fase de pruebas en un tanatorio de la empresa en Barcelona. La novedad es que el funeral, además de que el vídeo se emite en "streaming", es decir en tiempo real a través de Internet, se edita en tiempo real, gracias a que el sistema de cámaras va cambiando de plano en función de la salida de audio, para lograr distintas escenas dentro del funeral.

De este modo, ha añadido que al rato de concluir la despedida, la familia puede tener de recuerdo un vídeo por un precio aproximado de 90 euros. Para Domingo este es un "elemento de valor" que responde a la voluntad de mayor personalización que piden los familiares. Entre las novedades, las familias también pueden aportar varias fotografías de la vida del occiso que se pueden poner en una pantalla en el mismo funeral. Vidal ha señalado que esta práctica de las fotos se realiza, sobre todo en los ceremonias de despedida de carácter civil, en las que se requiere una participación "más exhaustiva" de los familiares del fallecido.

De hecho, en este 2014 se han llevado a cabo 15.000 ceremonias laicas fruto de querer una mayor personalización, y ya suponen un 15% del conjunto de los funerales -un 2,8 por ciento más que en 2013-, cuando en 2004, cuando se puso en marcha esta opción, representaban entre el 3 y el 4 por ciento del total. Otra de las tendencias crecientes son las incineraciones o cremaciones, que representan entre el 32 y el 35 por ciento del total de despedidas, aunque la cifra supera el 70 por ciento en ciudades del sur de España como Sevilla o Málaga. "Se incinera más en la mitad sur que en la mitad norte del país", ha comentado Vidal.

Cenizas al espacio


Vidal ha anunciado que la prueba piloto de lanzamiento de las primeras cenizas de un fallecido a la estratosfera desde España se realizará este miércoles. "Hay alguna prueba piloto en Italia, pero España sería el primer país europeo en ofrecer este servicio", ha indicado.

De este modo, la empresa aprovecha la tecnología aeroespacial que permite subir a las capas más altas de la atmósfera para llegar a la estratosfera, donde el globo explota por falta de presión y esparce las cenizas, que quedan en suspensión.

Además, ha indicado que el proceso de ascensión hasta la estratosfera tiene una duración de entre 1,5 y 2 horas que son grabadas en vídeo desde el globo que incorpora una pequeña cámara con dispositivo de localización que, una vez explota el globo, vuelve a caer a la superficie terrestre con el objetivo de recuperarlo y entregar el vídeo a los familiares del momento en que su ser querido es dispersado en la estratosfera. El servicio tendrá un coste aproximado de unos 2.000 euros, que se sumarán al resto de gastos funerarios.

Domingo ha afirmado que el envío de globos sonda está muy regulado y cumple las normativas de lanzamiento, y su impacto ambiental de las cenizas es "absolutamente insustancial". "La suspensión de las partículas de un cuerpo humano representan una cantidad infinitodecimal en comparación con los vehículos espaciales y elementos en órbita", ha zanjado.

Por su parte, Vidal ha indicado que los requisitos para este servicio es que no se puede hacer desde los núcleos urbanos ni afectar al espacio aéreo. En todo caso, ha subrayado que la dispersión de cenizas "no está prohibida" en España aunque, por ejemplo, en el ámbito marino es obligatorio separarse al menos 25 millas desde la línea de costa. Eso sí, ha añadido que las urnas no se pueden depositar en el medio ambiente de forma incontrolada, por lo que desde la compañía tratan de promocionar las más sostenibles, realizadas con productos de origen vegetal o de arcilla, que se desintegran con mayor facilidad.

"No hay preocupación medioambiental en este sentido. Hemos hecho estudios", ha asegurado el vicepresidente del grupo.

Aves necrófagas, lo más ecológico

En cuanto al tipo de despedida más ecológica, Vidal ha explicado que lo más natural y respetuoso con el medio ambiente es la entrega de los cuerpos a las aves en las montañas, una práctica que se suele realizar en países de religión hindú pero que no es legal en España.

En definitiva, para saber qué adiós es más sostenible se debe analizar cómo se realiza la recogida del cuerpo, el féretro elegido, los barnices de uno u otro tipo de caja, la vestimenta del difunto; los productos de conservación del cadáver, así como el destino final, si hay que trasladar el cuerpo muchos o pocos kilómetros. Así, aunque una inhumación es menos contaminante que una incineración, puede darse el caso de que haya incineraciones más baratas y más respetuosas con el medio ambiente que otros entierros tradicionales.

Respecto a la tradición de visitar a los familiares fallecidos durante el día de Todos los Santos, que se celebra el 1 de noviembre, ha comentado que la práctica "no ha cambiado" y se mantiene, aunque varía la asistencia a los cementerios en función de si la festividad cae en fin de semana o en día de diario. También varía la asistencia frecuente a los camposantos dependiendo de la población de que se trate, ya que en las ciudades se visita con menor frecuencia que en entornos más pequeños, donde se suele honrar al muerto más veces a lo largo del año.

El grupo emplea a 1.200 profesionales, gestiona 125 tanatorios, 26 crematorios y 23 cementerios, y durante este año ha llevado a cabo 46.000 servicios y 16.000 incineraciones. Asimismo, ha realizado 825 servicios de beneficencia a personas sin recursos, un 1 por ciento más que en 2013.

Fuente: La Región



Todos los derechos reservados Aviso legal - 2017 - info@funergal.com