18-07-2016 El rito funerario en el Judaísmo

  • >> El Judaísmo, con un año de duelo, es una de las religiones con el rito más prolongado

El ser humano es la única especie que entierra a sus difuntos, práctica que ya realizaban los neandertales. Es aquí, a la hora del entierro y el funeral, donde hay mayores diferencias entre religiones, ya que cada una tiene su propio rito.

El rito funerario en el Judaísmo, según lo explicado en un reportaje de El Mundo, comienza antes del fallecimiento, ya que para ellos es de suma importancia acompañar a la persona en sus últimos momentos de vida. Antes del entierro, el cuerpo se lava para su purificación, los hombres a los hombres y las mujeres a las mujeres, y se envuelve en un sudario blanco. 

La cremación está prohibida porque la sepultura debe realizarse en tierra. Antes, los cuerpos se los depositaba directamente sobre la tierra, en contacto directo con ella, sin la utilización de un féretro, pero para ajustarse a la legislación, ahora utilizan ataúdes. En estos ataúdes nunca se colocan flores sino que en su lugar llevan una Estrella de David en la cabecera en la que, a veces, ponen una pequeña piedra, simbolizando que su ser querido ha estado presente en el funeral. 

Durante el entierro los familiares directos se desgarran una prenda, llamada kria, para escenificar su dolor. Esta prenda deberán llevarla durante semanas en el proceso de duelo que se divide en diferentes etapas: 

- Aninut (entre la muerte y el entierro): los familiares están exentos de cualquier requerimiento religioso. 
- Lamentación (tres primeros días después del entierro): las personas que estén de luto deben permanecer en el hogar y no responder ni a saludos. Además, no pueden rasurarse ni arreglarse y las mujeres no pueden utilizar cosméticos. Durante este periodo tienen que recitar el kadish.
- Shivá (siete días después del entierro): todavía vistiendo las ropas rasgadas y sin poder rasurarse, pero ya pueden relacionarse con la gente que le expresa su dolor. 
- Sheloshim (30 días posteriores al entierro): el familiar ya debe salir de casa e ir integrándose de nuevo en la sociedad y empezar a realizar una vida normal. Al fin de este periodo acaba la prohibición de rasurarse.
- Un año de duelo: durante el primer año de duelo, está prohibido participar en fiestas, tanto públicas como privadas.




Todos los derechos reservados Aviso legal - 2017 - info@funergal.com