01-07-2016 Los ritos funerarios islámicos son incompatibles con la legislación mortuoria española

Los ritos funerarios islámicos están basados en las enseñanzas del Corán y de la Sunna. Estos cultos, que el Islam considera esenciales en los enterramientos tal y como explica José Luis Llaquet profesor de la Universidad Loyola Andalucía (Sevilla) en un texto de la embajada musulmana en Madrid en derecho de los rituales funerarios de esta comunidad, son el amortajamiento del cuerpo con una tela delgada de algodón, normalmente blanca, y el enterramiento del cadáver sin féretro en una fosa en contacto con la tierra, tumbado sobre el lado derecho y con el pecho y rostro orientado hacia la Meca.

Llaquet explica que las ceremonias mortuorias islámicas rechazan las prácticas “obligatorias en Occidente”, como, por ejemplo, el tiempo de espera de 24 horas tras la muerte antes de proceder al entierro del cuerpo que recoge la normativa española. Bajo la perspectiva de la religión mahometana, este tiempo debe ser menor, a no ser que lo impidan motivos de fuerza mayor. Otras prácticas que no aceptan son la incineración de cadáveres, la sepultura junto a fallecidos de otras creencias, el enterramiento en nichos, la erección de tumbas monumentales, las autopsias de cadáveres o el uso de féretros.

Con estas características, no es difícil entender que las ceremonias funerarias de la comunidad musulmana entren en conflicto con la legislación vigente en ese sector en España.

El punto de mayor conflicto es el entierro sin ataúd que la normativa del territorio español no permite. Ante esta perspectiva, muchos musulmanes aceptan ya el entierro en féretros rellenos de tierra o, como explica Llaquet, en la elaboración de “la parte inferior del ataúd, que estará en contacto con la cabeza, con un material endeble que rompen en el momento de enterrar el cadáver, haciendo que la cabeza esté, efectivamente, en contacto con la tierra”. 

Hay dos excepciones en España a la norma, la andaluza y la valenciana. En Andalucía en 2007 se adoptó la decisión de eximir el uso del ataúd si así se solicita por razones de confesionalidad y, en la Comunidad Valenciana, en 2005, se permitieron enterramientos directamente en la tierra si se evitan la salida al exterior de líquidos y se hace un estudio hidrogeológico de la zona.




Todos los derechos reservados Aviso legal - 2017 - info@funergal.com