13-06-2016 Reabiertas al público las tumbas de Nefertari y Seti I en Egipto

Los amantes de Egipto y de las maravillas que ocultan sus espectaculares tumbas están de enhorabuena, puesto que el Consejero Supremo de Antigüedades egipcio ha decidido reabrir las sepulturas de la reina Nefertari y el faraón Seti I al precio de 100 euros por entrada.

Esta medida se debe a la gran caída de ingresos tras los últimos cinco años de descenso turístico exponencial que ha sufrido el país. Visitar dos de las principales tumbas del Valle de los Reyes, cerradas al público durante años, será una aventura que ya se puede disfrutar con el objetivo, reconocido del ministerio de Antigüedades egipcio, de lograr “recursos financieros adicionales” para cubrir el déficit presupuestario motivado por la caída de ingresos en el sector turístico.

La tumba de Nefertari, descubierta por Ernesto Schiaparelli en 1904, ha permanecido clausurada durante décadas por el deterioro de sus pinturas. En los 80´s fue sometida a una amplia restauración y, ahora, la Gran Esposa Real de Ramsés II (1539-1075 a.C.) guarda aún en su tumba más de 500 metros cuadrados de pinturas coloridas en las que la diosa Neith da la bienvenida a la consorte. El enterramiento ha protegido durante milenios la memoria de su título: "La gran esposa real, señora de las dos tierras, la que es rica en encanto, dulce de amor, señora del alto y bajo Egipto, la Osiris Nefertari Merien-Mut, al lado de Osiris que está en el Occidente".

La segunda de las tumbas, dedicada a Seti I, padre de Ramsés II e hijo de Ramsés I, es el mayor enterramiento perforado en el Valle de los Reyes, en las inmediaciones de la actual ciudad de Luxor, a 600 kilómetros al sur de El Cairo. Fue cerrada al público en 1991 por el temor de que se registrara un derrumbamiento en la cámara funeraria y un anexo. Hallada en 1817, mide más de 120 metros de longitud y está repleta de pinturas coloridas y finos bajorrelieves. Su compleja geografía, con varios tramos de escalones y varias capillas laterales, culmina con la cámara funeraria, cuyo techo astronómico simboliza la bóveda celeste y las principales constelaciones. 




Todos los derechos reservados Aviso legal - 2017 - info@funergal.com